¿Cómo conseguir la producción óptima de prefabricados de hormigón?

El factor clave para conseguir la optimización en la producción de prefabricados de hormigón es contar con la resistencia inicial requerida en el menor tiempo posible. Cuanto antes se consiga dicha resistencia, antes se podrá soltar el encofrado, extraer la pieza y armar la siguiente.

Estos hormigones se caracterizan por poseer normalmente una consistencia entre 15-22 cm. y baja relación agua/cemento, lo cual se consigue con aditivos superplastificantes.

La cantidad de cemento puede variar dependiendo de la resistencia inicial que se pretenda, mientras que el tipo de cemento empleado en la mayoría de los casos suele ser un tipo I/52.5 R.

Con una climatología de bajas temperaturas y si las resistencias iniciales son exigentes, puede ser necesario el empleo de aditivos aceleradores de fraguado.

2019-09-25T08:36:22+00:00 28 Mar 2019|hormigón, Portada|

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de uso de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies